febrero 18, 2013

Flores de mi jardín

...porque siempre me esperan
-----





El jardín de mi mamá

Porque es lo que siempre miré desde mi ventana, siempre esperando que las flores salieran.









El paisaje para despertarse

...desde mi ventana
-----

Esta vista fue lo que contemplé todos y cada uno de los 10 días que pasé en Caracas, en mi casa, en mi cuarto, con todas mis cosas, mis gatos y mi familia.

Me despertaba my temprano por el cambio horario. Esas 5 1/2 horas hacia el pasado, me ayudaron a disfrutar de muchos soles, amaneciendo o atardeciendo.


3 soles

...en El Hatillo
-----






Recordando mi casa

 Viajar para ver a la familia que 2 años atrás participaban diariamente en las actividades cotidianas, es una de las cosas más añoradas por los emigrantes. Emigrantes de cualquier país. Desde donde sea, hasta donde sea.

El miedo de montarse en el avión y pasar muchas horas ahí nada más que esperando llegar y abrazar a todo el mundo. Recordar como era todo y compararlo con el ahora, aún cuando no has llegado a mirarlo. Preguntarse si todo seguirá igual, si todo te va a recibir con cariño, si las paredes y las plantas te van a mirar o si vas a pasar desapercibido.

Los nervios de la espera de 13 horas de viaje

Las rosas del jardín de mi mamá


La neblina eterna de mi urbanización, la vista desde mi ventana hacia mis Chaguaramos.